fbpx

Tipos de ayuno intermitente

Ayuno Intermitente

¿Conoces la última tendencia? Sí, el ayuno intermitente o intermittent fasting. Como su propio nombre indica, es regular la frecuencia de tus comidas con periodos de ayuno con otros periodos de comer. Es importante indicar que no es una dieta, sino una pauta de alimentación. Dicho de otro modo, el ayuno intermitente no nos indica qué debemos comer, sino cuándo.

También es importante tener en cuenta que existen diversos tipos de ayuno intermitente. Algunos realizan el ciclo de ayuno/ alimentación dentro de un mismo día y otros los localizan en días diferentes.

¿Cuántos tipos distintos de ayuno hay?

  • El ciclo 16/8 implica que todas las comidas deben concentrarse en una ventana de 8 horas, dejando las 16 restantes en las que no deberías probar bocado. Si haces las cuentas es prácticamente lo opuesto a lo que normalmente hacemos.
  • En el de 12/12, dejamos pasar 12h entre comidas, normalmente durante la noche, desde la cena al desayuno.
  • Uno mas estricto es el de 20/4, donde se ayuna durante todo el día (20h) y te permites un banquete por la noche.
  • Otro sistema es el del ciclo 5/2, donde tienes 5 días para realizar tus comidas siguiendo la rutina habitual, mientras que los dos restantes debes restringir el consumo de calorías al máximo. Se suele recomendar limitarse a unas 500 Kcal esos días de ayuno.
  • Quizá el sistema más radical sea el de alternar un día de ayuno estricto con otro día donde sí puedes mantener la rutina de comidas.
  • En el ayuno de 24h, se trata de estar un día entero sin comer.

 

Como ves, son ciclos bastante diferentes, por lo que es imposible hacer afirmaciones generales; lo que puede ser cierto para un ayuno intermitente ligero puede no ser cierto si sigues una pauta más drástica. Lo que sí parece cierto es que alimentarse de esta manera termina por afectar a la regulación de los niveles de insulina en sangre.

Brevemente, la insulina es una hormona liberada por el páncreas a la sangre y que regula los niveles de glucosa de azúcar en sangre. En realidad, la insulina promueve la absorción de glucosa por parte de nuestras células. Por eso los niveles de esta hormona aumentan con las comidas y el pico de glucosa en sangre, precisamente para que las células tomen este nutriente y así los niveles en sangre desciendan.

En situaciones de ayuno los niveles de insulina se mantienen bajos, por lo que las células no tomarán glucosa, teniendo que recurrir a otras fuentes, la grasa.

Como el ayuno intermitente afecta especialmente a esta hormona, las personas diabéticas no deberían siquiera contemplar esta pauta de alimentación. Pero aquellas que no tengamos esta enfermedad tampoco deberíamos realizarla a la ligera sin saber antes si nuestro estado físico es idóneo para ello.

Además, el ayuno intermitente no servirá de nada si cuando comemos lo hacemos sin tener en cuenta nuestras necesidades calóricas y toda la variedad de nutrientes que necesitamos y que solo una alimentación variada proporciona. Al final, aunque el ayuno intermitente puede ayudarnos a adelgazar, lo más importante para lograrlo es siempre estar en un ligero déficit de calorías para recurrir a las que tenemos en nuestras reservas y mantener nuestra salud por encima de todo.

 

 

Pide tu cita
WhatsApp WhatsApp Lev®