Consejos para mantenerse saludable cenando fuera

Consejos para mantenerse saludable cenando fuera

Renunciar a la vida social por culpa de la dieta puede ser bastante frustrante. A nadie le gusta sentirse aislado y ese desánimo puede llevar a muchas personas a abandonar la dieta. Eso no es lo que queremos, ¿verdad?

La rutina del día a día pide un poco de variedad y las “cenas fuera de casa” son cada vez más comunes, especialmente cuando llega el fin de semana. ¡Tenemos buenas noticias! La mayoría de restaurantes ofrecen cada vez más opciones saludables. Es posible encontrar opciones inteligentes en la mayoría de los menús.

Hoy te traemos unos consejos muy útiles para esas cenas (o comidas) que tienes marcadas en tu agenda. Presta atención:

 1# Planificación anticipada

 ¡Nada como estar preparada! Evita las comidas inesperadas fuera de casa. Es decir, si vas a salir a comer, intenta tener tiempo para planificar. Por ejemplo, si vas a cenar fuera, puedes hacer una comida más ligera al mediodía. ¡También puedes llevar un snack para la tarde!

Esto te ayudará a controlar un poco el apetito y no abusar de las cantidades durante las comidas.

2# Escoge el restaurante

Aunque la cita esté marcada desde hace tiempo, muchas veces la elección del restaurante se deja para el último momento. Aquí está tu oportunidad.

Elige un restaurante con un menú más variado y saludable. Busca o pregunta a alguien y haz una pequeña lista de posibles opciones. Puedes investigar un poco sobre el lugar, ya que la mayoría de restaurantes tienen menús disponibles online. ¡Así estarás segura de que no faltan alternativas y, por supuesto, sabrás que se adecuan a tu alimentación!

3# No tengas miedo a preguntar

escoger restaurantes metodo lev

Si has tenido la oportunidad de ver el menú antes o si lo tienes en frente por primera vez, es importante que no tengas miedo a preguntar.

Cuando vayas a pedir tu plato, aclara todas tus dudas antes. Algunas preguntas pueden marcar una diferencia en la elección. Algunos ejemplos:

  • ¿Cuál es el acompañamiento de este plato?
  • ¿Puedo hacer cambios?
  • ¿Pueden servir la salsa aparte?
  • ¿Cuál es el tamaño de la porción?
  • ¿Sirven medias porciones?
  • ¿Pueden usar solo aceite de oliva?
  • ¿Puede ser a la parrilla en lugar de frito?

En general, pide acompañamientos ligeros como verduras o ensaladas. Intenta evitar las salsas. Opta por platos asados o cocidos, que son las alternativas más saludables e indicadas. Por supuesto, ¡no exageres con el tamaño las porciones! Tienes que terminar la cena sintiéndote bien, como si tuvieras espacio para un postre (aunque no lo comas).

4# Pide la primera

Por educación, solemos dar prioridad a los demás para que pidan primero. Sin embargo, ¡este truco puede salvar tu dieta! Pedir la primera puede asegurar que sea una elección inteligente, evitando así caer en la tentación de las elecciones menos saludables de tus amigas.

Varios estudios demuestran que, en situaciones sociales, las personas tienden a seguir el comportamiento de los demás. Nuestras elecciones pueden ser altamente influenciadas por las preferencias de las personas que nos rodean. No queremos que eso suceda, ¿verdad? ;)

5# Cuidado con los entrantes y los postres

Entrantes postres metodo lev

Que buenos son esos quesos de entrada, ¿verdad? Aquí es precisamente donde arruinamos todo el esfuerzo de la semana. ¡Hay que tener fuerza de voluntad y saber que hay alternativas!

Si tienes hambre y sientes que no vas a resistir la tentación, explora los otros entrantes del menú. Si ves alguna opción saludable (que no incluya pan y quesos), ¡pídela, o si no encuentras ninguna alternativa adecuada, pregunta si te pueden servir una ensalada como entrante. Reducir el apetito es una manera excelente de no escapar de tu dieta.

En cuanto al postre, nada como un café para controlar el deseo de comer dulces.¿Y si llevas un chocolev de leche y avellanas crunch? Perfecto para acompañar el café y acabar la cena como mereces.

6# Escoge las bebidas

 La elección más acertada sería agua. Debes tomar agua antes y durante la comida. Además, beber agua ayuda a reducir el apetito y a controlar la cantidad de comida.

7# Todo a su tiempo

 Disfruta de tu comida tranquilamente, masticando con calma y sin prisas.

Según los expertos, nuestro cerebro tarda 20 minutos en recibir el mensaje de que estamos saciados. Si comes rápido, acabas por ingerir más alimentos de lo que realmente necesitas. Si comes despacio, ingieres menos cantidad y te sientes igualmente satisfecha.

 Esperamos que estos consejos te hayan servido y que los pongas en práctica en tu próximo evento. ¡Disfruta de tus cenas sin tener que huir de la dieta! Buen provecho :)

Compartir esta publicacion
  , ,