¿Qué es la astenia primaveral y como combatirla?

Tenemos el cambio de estación a la vuelta de la esquina. Y aunque solemos pensar en la primavera como una estación llena de luz y color donde por fin se termina el frío del invierno, esta estación también trae consigo algunas consecuencias negativas. Las personas que sufren alergia ya deben saber a qué nos referimos, pero existe otra: la astenia primaveral.

Aunque no está considerada una enfermedad, sí que supone unos síntomas que alteran nuestro día a día y que afecta, según los expertos, a un 2% de la población. Algunos de los síntomas son el cansancio y la somnolencia, la falta de energía, la ansiedad, problemas de concentración, la irritabilidad…la lista puede ser muy larga.  Pero, ¿a qué se debe?

Al cambiar de estación, aumentan la temperatura y las horas de luz solar, se produce un control sobre la regulación hipotalámica (la glándula que regula la sed, el sueño, la vigilia o el apetito) que a su vez produce un descenso significativo de los niveles de hormonas en sangre, esto, en última instancia nos hace estar más cansados.

Los expertos aseguran que aunque los síntomas pueden ser algo fastidiosos, no hay que preocuparse en exceso porque desaparecen por sí solos en una o dos semanas dependiendo de la persona. Aun así, en Lev queremos hacerte la entrada a la primavera algo más fácil y vamos a darte algunos consejos para prevenir la astenia primaveral.

La alimentación y la hidratación resultan fundamentales. Por ejemplo, debemos consumir mayor cantidad de frutas y verduras frescas y menos alimentos hipercalóricos. Esto hace que nuestras digestiones sean más ligeras y nuestro organismo funcione mejor.

Los expertos recomiendan alimentos que favorecen la producción de serotonina como los cereales integrales, el aceite de oliva, las nueces, el pescado azul o los quesos frescos.

En cuanto a la hidratación, hay que tener en cuenta que a la mejora de las temperaturas va ligado el calor corporal y el sudor, por lo que deberemos adaptar nuestra hidratación a la primavera y consumir más líquidos. Por otra parte, recomiendan no abusar del café o de bebidas excitantes.

Mantener rutinas es algo que también nos puede beneficiar en esta época del año. De esta forma, el cuerpo puede descansar el mismo número de horas, si conseguimos establecer unas rutinas de sueño. Para conseguirlo, es recomendable cenar al menos una hora antes de irse a la cama y mantener el dormitorio a una temperatura adecuada.

Por último, el ejercicio físico. En Lev seguimos insistiendo en que una dieta equilibrada tiene que ir acompañada de ejercicio físico moderado. Esto es especialmente recomendable en esta época del año, ya que nos ayudará a acelerar el proceso de adaptación facilitando la liberación del estrés y a la hora de conciliar el sueño estaremos más cansados, por lo que será más fácil.

Con todos estos consejos estamos seguros de que podrás con la astenia primaveral y con lo que te propongas. Y es que con la llegada del buen tiempo, ¿quién no se ve capaz de más cosas?

WhatsApp WhatsApp Lev®