• España

Pescados azules o blancos: ¿cuáles son los beneficios?

Seguro que has leído o escuchado muchas veces que hay que comer pescado. Aunque estemos acostumbrados a seguir una dieta mediterránea, es cierto que a veces tendemos a consumir más carne que pescado y nos cuesta incorporarlo a nuestra dieta. El mar nos da infinitas posibilidades y podemos elegir entre distintas variedades.

Sin embargo, las diferencias entre el pescado blanco y el azul son muchas y es conveniente saber qué beneficios tiene cada tipo de pescado para aplicarlos a nuestra dieta conociendo todos los secretos. Por eso, en el post de hoy queremos contarte qué te pueden aportar uno y otro tipo de pescado.

PESCADO BLANCO

Empezamos por los pescados blancos, también denominados magros. Entre ellos se encuentran el bacalao*, el gallo**, el lenguado*, la merluza*, la pescadilla** o el rape*. Son pescados fáciles de preparar ya sea a la plancha, al horno o acompañados de salsas. Se trata de pescados con menos grasas que los azules. Contienen entre un 1  y un 3% de grasas por lo que son más digestivos que los azules.

Además de su color blanquecino una vez cocinados, los diferenciarás por la cola, ya que su borde es recto o redondeado a diferencia de las colas en forma de flecha de los pescados azules.

Se trata de pescados con alto contenido proteico y ricos en sales minarles y vitaminas. Los pescados blancos aportan vitaminas B, especialmente B12, antianémica y necesaria para el sistema neurológico. Además, algunos incorporan yodo mineral que ayuda a prevenir el hipotiroidismo. También contienen fósforo, indispensable para el funcionamiento de las células nerviosas y beneficioso en épocas de crecimiento, por lo que es bueno para los más pequeños de la casa. Los pescados blancos también son fuente de hierro, aunque en menor cantidad que la carne.

PESCADO AZUL

En cuanto al pescado azul, son especies con mayor contenido de materia grasa, entre un 8 y un 15%. Se les llama ‘azules’ por el color que tiene su piel. Entre los pescados azules más comunes están las sardinas, el atún*, la trucha, el rodaballo*, las anchoas, el salmón, los boquerones, etc.

Si bien tiene más grasas que los pescados blancos, los azules son ricos en ácidos grasos, algo en lo que escasean los que hemos comentado anteriormente. Así, contienen omega 3 que controla los niveles de colesterol y disminuye los lípidos, lo que provoca un flujo sanguíneo normal y es beneficioso para el corazón. Además, estos pescados aportan proteínas y minerales.

En cuanto a las vitaminas, los pescados azules nos ayudan a mantener los huesos fuertes ya que aportan vitamina D y también tienen efectos antioxidantes, gracias a la vitamina E. Además, las vitaminas B y C que contienen estos tipos de especies son beneficiosas para el sistema nervioso y para prevenir el envejecimiento de nuestros órganos vitales.

*Si estás haciendo el método Lev, puedes consumir estos pescados en la fase 2 y ** en la fase 3.

Como ves, ambos tienen efectos positivos para nuestro cuerpo. ¿Con cuál te quedas? Recuerda que si tienes dudas sobre tu alimentación puedes solicitar una cita previa en cualquiera de nuestros centros Lev y nuestros expertos te ayudarán a elegir lo que más te conviene.

Compartir esta publicacion
  , , ,