fbpx

Los beneficios del Konjac

konjac

¿Sabes lo que es el konjac?

El konjac, o Amorphophallus konjac, como lo nombran los botánicos, es un tubérculo asiático. ¿Tienes dudas sobre lo que es un tubérculo? No te preocupes, lo consultamos y descubrimos que un tubérculo es el tallo subterráneo de una planta, el cual se ha engrosado porque en él se almacenan los nutrientes de reserva. Las remolachas son tubérculos, como también lo son los boniatos, las patatas, o las zanahorias. A esta familia de verduras, se suma, por tanto, el konjac.

Con todos estos datos, ya podemos entender por qué el konjac despierta tanto interés. No es por ser asiático y, por ello, un alimento milenario rodeado del exotismo que siempre despierta la cultura oriental; si no porque es un tubérculo, es decir, una verdura cuyo origen está en lo que para la planta es una estructura de sostén a la par que de reserva energética.

Los tallos de los tubérculos, debido a su función e interés para la planta, son muy ricos en fibra. Sin embargo, el término fibra es poco aclarativo, porque hay fibras vegetales, como la celulosa, que los seres humanos no somos capaces de digerir, pero también hay otras que sí, como el almidón. Esta digestibilidad de las fibras vegetales es clave para entender el konjac y compararlo con otros tubérculos. Resulta que las fibras del konjac, que técnicamente se llaman glucomanano, son no digeribles por nosotras.

 

¿Qué ventajas tiene?

Que, a diferencia de tubérculos como las patatas, donde la mayoría de fibra es almidón, el konjac nos provee de una fibra que nuestro intestino no absorbe para utilizarlo como fuente energética, pero está ahí. Y al estar ahí la sensación que tenemos es de saciedad, de, literalmente, “tener la tripa llena”.

Pero esto no es todo, otra de las ventajas del glucomanano es que es una fibra muy hidratable, muchísimo, increíblemente hidratable; puede absorber de 15 a 20 veces su peso en agua, incluso, si somos unas cocineras con mucha mano, hasta 100 veces. ¿Qué significa esto? Que las pastas de konjac son muy saciantes (porque no las digerimos) y, encima, abultan y visten nuestros platos. Nos bastaría con hervir apenas 10 gramos de pasta seca para elaborar un plato con cerca de 200 gramos finales; comiendo agua y una fibra, nada más.

Estas propiedades del konjac son las que hacen que sea un producto muy interesante en nuestras dietas. Sólo no, al comerlo sólo estaremos engañando nuestro cuerpo, pero si lo complementamos con otros alimentos estaremos combinando lo mejor de todos: una pasta que servirá de base para nuestras elaboraciones y que nos permite saciarnos sin tener que comer grandes cantidades, y también unos complementos que, bien escogidos, enriquecerán nuestros platos con color, aromas, sabor y, por supuesto, todos los nutrientes que necesitaremos para mantenernos sanas y bien alimentadas.

 

Si aún no has probado el Konjac te invitamos a conocerlos a través de dos de los productos Lev más deseados; los spaghetti de Konjac, y los tagliatelle de Konjac, disponibles en cualquier Centro Lev o en nuestra tienda online ¡Te encantarán!

Pide tu cita
WhatsApp WhatsApp Lev®