La dieta cetogénica: mitos y beneficios

dieta cetogénica

En este post te vamos a hablar de la dieta cetogénica y por qué no sólo no es peligrosa para tu salud sino que además te beneficia.

En torno a esta dieta se genera una gran confusión. Sus detractores suelen decir que ocasiona problemas en los riñones e hígado, mientras que sus adeptos la consideran la panacea para gozar de una mejor salud. Sin embargo, la cetosis no es algo nuevo sino que se formuló hace décadas.

Si después de leer nuestro post, sigues teniendo dudas sobre el proceso de la dieta cetogénica, nuestro expertos nutricionistas están a tu disposición para proporcionarte toda la información explicarte más detalladamente el proceso.

¿QUÉ ES LA DIETA CETOGÉNICA?

La dieta cetógenica es aquella que genera la llamada cetosis: un estado metabólico en el que el cuerpo, para funcionar, limita el uso de la glucosa y comienza a depender de cuerpos cetónicos y ácidos grasos. Cuando hacemos un ayuno intermitente o realizamos una dieta muy baja en calorías, el cuerpo no puede tirar tanto de la glucosa y busca energía en otras fuentes. Es en este momento cuando entramos en cetosis, que es el proceso por el cual nuestro hígado, con reservas de glucógeno bajas, empieza a producir más ácidos grasos y, al poco tiempo, cuerpos cetónicos. Al entrar en estado de cetosis, nuestro organismo comienza a utilizar las reservas de grasa como fuente principal de energía y de esta forma consigue una pérdida rápida de grasa. Para que esto suceda, debe existir un déficit calórico porque si no, no lograrás perder peso, aunque tendrás otro tipo de beneficios.

Cuando se habla de cetosis nutricional siempre se hace referencia a una alimentación en la que se restringen considerablemente los carbohidratos. De esta forma, se pierde grasa corporal de una forma rápida y no perdemos masa muscular. Esta dieta, además, es muy saciante por lo que tendremos menos apetito, nos aportará una mayor claridad mentar y aumenta la sensibilidad a la insulina, entre otros beneficios.

ES IMPORTANTE DIFERENCIAR ENTRE CETOSIS Y CETOACIDOSIS

A menudo hay un mal entendimiento de lo que es la cetosis ya que se comete el error de confundirla con la cetoacidosis. Es muy importante diferenciar estos conceptos.

La cetosis es un estado metabólico normal del cuerpo donde se producen cuerpos cetónicos para alimentar distintos tejidos y, sobre todo, al cerebro. Es un estado totalmente normal y natural. A lo largo de la historia, este proceso nos ha permitido vivir en periodos en los que escaseaba la comida o que no se podía comer y así se reducía el consumo de glucosa.

El problema llega cuando hablamos de personas que no pueden producir insulina, especialmente diabéticos tipo I, ya que su organismo podría no ser capaz de regular el nivel de cuerpos cetónicos y se produciría una elevación de estos cuerpos en sangre. Esto es la llamada cetoacidosis, que sí es peligroso, pero que no debemos confundir con la cetosis.

¿PODEMOS ESTAR SIEMPRE EN CETOSIS?

Los defensores acérrimos de este tipo de dieta quieren estar en cetosis siempre pero, aunque no sea malo, tampoco es recomendable ya que podrías llegar a intolerar el carbohidrato y esto también podría ser un problema. Lo recomendable es realizar este tipo de dieta alta en proteínas y baja en grasas 2-3 veces al año.

¿LA DIETA CETOGÉNICA SOLO ES RECOMENDABLE PARA PERSONAS QUE QUIEREN PEDER PESO?

La respuesta es no. Aunque la dieta cetogénica es muy conocida como mecanismo para eliminar grasa, lo más importante es que sirve incluso para personas que no necesitan o no quieren perder peso. Esta dieta ayuda a generar una flexibilidad metabólica y hace que tu cuerpo sea capaz de tolerar los carbohidratos y las grasas. Son numerosos los estudios que relacionan esta flexibilidad metabólica con salud, menos riesgo de contraer enfermedades y menor riesgo de problemas de obesidad. Uno de los mayores beneficios de la cetosis es que se reeduca al cuerpo para que sea un gran quemador de grasa. Cuando estamos en reposo, consumimos entre el 60-70% de grasa y un 40-30% de carbohidratos. Durante el proceso de cetosis, se eleva el consumo de grasa, incluso estando en reposo. Si además realizas actividad física, consumes mucha más.

Como verás, la dieta cetogénica, no solo no es mala sino que puede mejorar considerablemente tu estado de salud. Si necesitas más información o ayuda para seguir una dieta cetogénica controlada, no dudes en pedir cita con tu centro Lev más cercano.

WhatsApp WhatsApp Lev®