fbpx

Consumo de alcohol y pérdida de peso

alcohol y pérdida de peso

Para hablar sobre el consumo de alcohol y la perdida de peso, es necesario empezar con una breve aclaración lingüística, y es que cuando decimos “alcohol” no aclaramos si nos referimos a la bebida alcohólica o si lo hacemos al compuesto químico conocido como etanol y que, precisamente, es de la familia de los alcoholes. ¿Importa? Muchísimo.

 

Elaboración de bebidas alcohólicas

Estas bebidas se elaboran gracias a un proceso de transformación bioquímico; es decir, requiere la presencia de organismos, microorganismos, que son capaces de tomar determinados compuestos y transformarlos en otros. Más simple: lo que estos microorganismos están haciendo es alimentarse, igual que hacemos nosotras.

Concretamente, esta transformación bioquímica, esta alimentación de microorganismos, consiste en la llamada fermentación alcohólica. La fermentación alcohólica es la transformación del azúcar en dos sustancias: un alcohol llamado etanol y un gas llamado dióxido de carbono. Es la manera en que estos microorganismos obtienen sus calorías para vivir.

Otros métodos de elaborar bebidas alcohólicas

Cierto que también se podría elaborar una bebida alcohólica mediante otros métodos, como añadiendo alcohol directamente o destilando una bebida alcohólica previa para concentrar este etanol. Un ejemplo del primero son los vinos de oporto o los jereces, donde parte de su alcohol/ etanol proviene de esta dosificación; los segundos son los llamados espirituosos: brandies, whiskies o vodka, por ejemplo. Pero las bebidas alcohólicas más frecuentes son aquellas que se elaboran por simple fermentación alcohólica de este azúcar inicial; el vino procede de las uvas, la cerveza procede de cereales, el sake procede del arroz, y el té kombucha procede del té, como su nombre indica.

Entonces, cuando estos microorganismos utilizan el azúcar de estos productos y los transforman en etanol, ¿no estamos acaso eliminando un “enemigo”? Sí, podríamos verlo así, pues estas bebidas alcohólicas apenas tienen azúcar (a no ser que sean bebidas dulces) en su composición. Sin embargo, el etanol que producen es un compuesto que también nos aporta calorías.

¿Cuántas calorías tienen este tipo de productos?

La realidad es que 1 gramo de etanol nos proporciona 7 Kcal, mientras que 1 gramo de azúcar solamente nos proporciona unas 4 Kcal. Mal negocio; de hecho, para tener una mejor perspectiva, 1 gramo de grasa nos aportaría 9 Kcal, 2 Kcal más que el etanol. Dicho de otro modo, el alcohol de estas bebidas proporciona casi tanta energía como las grasas. ¿Es malo?, ¿es bueno? Realmente, este número sin contexto nos explica muy pocas cosas porque las grasas son necesarias por muy calóricas que sean y el exceso de azúcar es muy nocivo, aunque sea poco calórico. En el caso del etanol, el contexto nos dice que es malo porque el etanol que ingerimos no lo aprovechamos para nada bueno, si no que nos emborracha y, encima, cuando se intenta eliminar de la sangre se transforma en compuestos tóxicos que nos provocan la temida resaca y una deshidratación generalizada.

 

Beber alcohol no es buena idea si quieres perder peso

Si no nos moderamos en su consumo lo más seguro es que terminemos viviendo un episodio muy desagradable y, a la larga, incluso puede generar problemas de adicción. Encima, ya hemos visto que el etanol que estas bebidas contiene no nos aporta nada más que un dolor de cabeza, literalmente hablando. Además, son “calorías vacías” , calorías que no aportan nada más que energía que nuestro cuerpo almacenará porque no la necesita para nada, y eso significa aumento de peso. Sobra decir que los combinados y cócteles son todavía peores, pues a las calorías del alcohol/ etanol hay que sumarles las del azúcar añadido en su elaboración al incluir jugos, siropes o bebidas carbonatadas.

Los productos fermentados son unos de los mejores alimentos

La actividad microbiana no sólo transforma el azúcar, también otros miles y hasta millones de compuestos presentes inicialmente, compuestos que a veces no podemos obtener de ningún otro lugar y que nosotros no somos capaces de producir. Otros, sin ser tan esenciales, son definitivamente beneficiosos. Es decir, los alimentos fermentados son una fuente muy valiosa de nutrientes y tenemos que agradecérselo a estos microorganismos. Tan importantes son estos nutrientes que en nuestro intestino habitan numerosas colonias de microorganismos para producir parte de ellos. Es la famosa flora intestinal.

Vinos sin alcohol

Dada la gran importancia que tienen estos nutrientes, pero lo indeseado que es el etanol, en las últimas décadas hemos aprendido a desalcoholizar las bebidas alcohólicas. Este es un proceso por el cual, después de finalizada la fermentación alcohólica, se elimina el etanol de las bebidas, pero dejando el resto de los nutrientes y compuestos que haya inalterados. Es por eso que hemos incorporado a nuestro catálogo de Lev vinos sin alcohol, porque solamente queremos ofrecer lo mejor que estos productos tienen para nuestra salud.

¡No dejes de brindar este verano! Descubre nuestro vino y espumoso Silhouet  en todos nuestros Centros Lev o en la tienda online www.lev.es, y disfruta sin preocuparte por lo excesos.

Pide tu cita
WhatsApp WhatsApp Lev®