ADELGAZAR HACIENDO EJERCICIO FÍSICO

En todos nuestros Centros Lev siempre os hablamos de la importancia de combinar una dieta equilibrada saludable y la realización de ejercicio físico diario. Cuando queremos bajar de peso debemos tener en cuenta la energía que ingresamos en nuestro cuerpo a través de los alimentos y la que gastamos a lo largo del día. Sin embargo, las variables de esta balanza interactúan y cuando manipulamos una de ellas nuestro organismo cuenta con mecanismos para compensarlo, con lo que la balanza vuelve a equilibrarse y perder peso se hace muy difícil.

¿EN QUÉ GASTAMOS NUESTRA ENERGÍA?

Debemos ser conscientes de cuál es nuestro gasto energético diario:

  • Llamamos gasto basal a lo que nuestro organismo consume en estado de reposo. Esto supone la mayor parte de la energía que nuestro cuerpo consume.
  • También gastamos energía cuando digerimos o bebemos alimentos.
  • Y por último tendríamos el gasto por actividad física.

Sería recomendable aumentar el gasto de las calorías que consumimos en estado de reposo, es decir, el gasto basal. El gasto en reposo depende, principalmente de la masa muscular, pero también influyen la edad, el sexo, la genética, el estado nutricional y el estado tiroideo, entre otros. Aquellas personas con una mayor masa muscular, más jóvenes y mejor alimentadas, tienen un mayor consumo energético en estado de reposo. Con la edad se reduce el gasto basal, produciendo un aumento de masa grasa y una pérdida de masa muscular. Esto podría ser debido a la tendencia a una vida más sedentaria según vamos cumpliendo años. Sin embargo, está demostrado que hay un gasto basal superior en aquellas personas que practican ejercicio de formar habitual.

AUMENTO DE LA MASA MUSCULAR

Dado que la masa muscular es uno de los factores que van a determinar nuestro gasto en estado de reposo, todos nuestros planes de adelgazamiento deben evitar a toda costa la pérdida de músculo y reducir nuestra grasa corporal. Para ello, deberemos realizar ejercicio físico y el anaeróbico es el más eficaz ya que con este tipo de ejercicios provocamos contracciones musculares contra resistencia y ejercicios con peso. El gasto de calorías en este tipo de entrenamientos de fuerza es menor al ejercicio aeróbico (correr, nadar, ciclismo…) y por tanto no conduce tanto a una pérdida de peso, pero desarrolla una serie de cambios en la composición corporal femenina como puede ser el aumento de la masa muscular y la disminución de grasa. Esto hace que se incremente el gasto en reposo y, por tanto, ayuda a la reducción de peso.

¿QUÉ EJERCICIO CONSUME MAYOR ENERGÍA?

El ejercicio que consume mayor cantidad de energía es el aeróbico (correr, nadar, montar en bicicleta, etc.). La cantidad de energía que gastemos vendrá determinada por la intensidad y la duración del ejercicio. Lo ideal para no agotarnos sería realizar un entrenamiento. En el caso de decantarnos por hacer solo ejercicio de baja intensidad, deberíamos practicarlo de forma más frecuente y aumentar el tiempo para conseguir una pérdida de peso notable. 

Se ha demostrado que cuando combinamos una dieta baja en calorías con el ejercicio aeróbico se puede llegar a conseguir una pérdida significativa de peso, mucho mayor que realizando únicamente la dieta y además se atenúa la pérdida de masa muscular. Por tanto, es muy importante incorporar el ejercicio físico a tu rutina diaria junto a una alimentación saludable y equilibrada.

En los Centros Lev, nuestros expertos en nutrición siempre podrán asesorarte para poder llevar una dieta saludable y equilibrada que se adapte a tus necesidades y estilo de vida. Aprender a comer es muy importante, no solo para tu físico, sino también para evitar muchas enfermedades. Además, contamos con planes nutricionales específicos para deportistas. No dudes en pedir una cita en el Centro Lev más cercano.

WhatsApp WhatsApp Lev®