6 consejos para adaptar tu rutina de ejercicios al calor

6 consejos para adaptar tu rutina de ejercicios al calor

Las vacaciones suelen aprovecharse para realizar esas actividades deportivas que no siempre se pueden hacer durante el resto del año ya que los días de descanso nos permiten tener más tiempo libre.

Pero, a pesar de tener más horas ‘muertas’, el calor nos hace restringir nuestro modo de practicar el deporte. Las horas de sol, la ropa o la hidratación son algunas de las modificaciones que debemos tener en cuenta a la hora de hacer ejercicio. En este post, te damos 6 claves a tener en cuenta para adaptar tu rutina de ejercicios.

1. Horarios diferentes

Como es normal en los meses de junio, julio y agosto, el calor aprieta. Por eso, el horario en el que debemos practicar deporte al aire libre, cambian. Así, las horas en las que los expertos indican como las óptimas se reducen a dos franjas: primera hora de la mañana y por la tarde noche. La razón es más que evidente. La temperatura es menor y los rayos de sol son menos intensos.

Pero, recuerda: hacer deporte por la noche, sin que pase mucho tiempo antes de dormir, podría acarrear falta de sueño. ¿La razón? La adrenalina generada. Esta sustancia que segrega nuestro organismo al hacer deporte no desaparece hasta horas después de terminar nuestra actividad física.

2. Sobrehidrátate

El calor hace que perdamos líquidos con más facilidad que en invierno. La sudoración es mayor y es importante beber durante el ejercicio. Pero mucho más importante es que nuestro cuerpo humano cuente con reserva extra para evitar sustos por falta de hidratación.

Lo ideal es poder beber media hora antes de hacer deporte. El principal argumento es evitar los famosos ‘flatos’ por haber consumido líquido minutos antes de comenzar nuestra actividad. Otro consejo es importante acerca de este aspecto es mantenerse hidratado durante el ejercicio. ¿Cómo? Dando sorbos pequeños, pero de forma constante

3. Practica deporte indoor

Dejar el aire libre para hacer deporte dentro de un polideportivo, gimnasio o nave es otra de las prácticas más habituales. Cambiar la pista de pádel de fuera por las indoor, jugar al fútbol sala en lugar del fútbol tradicional o correr en el gimnasio en vez de hacerlo en el parque es más que aconsejable, ya que la temperatura en estos meses es más agradable cerca del aire acondicionado.

4. Reduce tu actividad

La exigencia con las altas temperaturas es mucho mayor. Nuestro cuerpo tiene que hacer un sobreesfuerzo debido al calor por lo que el cansancio y las altas pulsaciones aparecen antes.

Si en invierno, por ejemplo, estamos acostumbrados a correr 30 minutos sin problemas, durante los meses estivales, lo más normal es que nos cueste. No importa reducir esa cantidad de tiempo, es normal que la actividad se reduzca por culpa del sofocante calor. Y… no te preocupes, tu estado de forma seguirá manteniéndose.

5. Vigila tu ropa

La ropa también influye en nuestro ejercicio. Es importante dejarnos caer por nuestra tienda de confianza y comprar ropa diferente a la del resto del año. Mantén en tu armario ropa de color claro y de materiales transpirables. Los colores oscuros absorben el calor, lo que influirá en nuestra temperatura corporal. Por eso, es conveniente usa ropa clara y de manga corta.

6. La alimentación también influye

Una buena alimentación es uno de los pilares fundamentales a la hora de tener una vida saludable y eso en Lev lo sabemos bien. En verano, y si queremos hacer deporte, debemos vigilarlo mucho más. Eliminar las comidas copiosas en día de ejercicio y comer alimentos menos grasos nos ayudarán a la hora de poder practicar deporte. Puedes repasar este post en el que te dábamos ideas sobre qué comer antes de entrenar.

Con estos consejos ya estás listo para seguir haciendo deporte también en verano. ¿Te animas?