10 cosas que las fresas pueden hacer por ti

¡Es época de fresas! Esta fruta ya ha llegado a nuestra fruterías y supermercados y estamos deseando contarte todo lo que pueden hacer por ti. Y es que los distintos beneficios de esta fruta la han convertido en un ‘súper’ alimento. Además, su sabor es irresistible y en Lev lo sabemos bien, por eso en nuestra tienda online y en nuestros centros Lev encontrarás distintos productos con sabor a fresa.

Pero además de su agradable sabor, las fresas son ricas en vitaminas y minerales, son bajas en calorías y contribuyen a mejorar nuestra salud cardiovascular y nuestra piel. Te lo contamos todo:

1. Bajas en calorías

Las fresas son bajas en calorías, por lo que se convierten en un snack perfecto para saciar el hambre entre horas. Las fresas contienen unas 30-35 calorías por cada 100 gramos, cantidad inferior a las de una manzana (75 calorías) o las de un plátano (80 calorías).

Además, el llamativo color de las fresas, producido por la antocianina es un estimulante de la quema de grasa almacenada, otro motivo más para que las fresas sean nuestras aliadas cuando queremos perder peso.

2. Antiinflamatorio natural

Las fresas, igual que las cerezas o las frambuesas, son fuentes de vitamina C, minerales y antioxidantes y otros nutrientes que ayudan a reducir la inflamación. Además, se convierten en un medicamento natural para enfermedades como la artritis ya que su consumo contribuye a generar proteína C reactiva, un antiinflamatorio producidor por el hígado.

3.Contribuyen a la salud cardiovascular

Las antocianinas también consiguen que las fresas puedan suprimir respuestas inflamatorias del cuerpo esto causa que se reduzca el nivel de colesterol y se evite el riesgo de sufrir hipertensión. Además, algunos estudios señalan que el consumo de fresas, cerezas o frambuesas dos o tres veces por semana ayuda a reducir el riesgo de sufrir un infarto.

4.Hidratarte, gran contenido de agua

Más del 80% de la composición de las fresas es agua, algo menos que la sandía pero igualmente una gran fuente de agua. Por este motivo, las fresas se convierten en un complemento estupendo para hidratarnos junto al agua. Además, debido a sus vitaminas y minerales son más completas que beber un vaso de agua.

5.Contribuye a la salud de tu piel

Por su alto contenido de agua, las fresas también contribuyen a que tu piel luzca mejor. Además, el ácido elágico de esta fruta mejora la elasticidad de la piel retardando la aparición de la flacidez o de arrugas.

6. Mantener tu cerebro joven

Un estudio del Hospital Brigham and Women’s de Boston (EEUU) y publicado en la revista ‘Muy Interesante’ señala que el consumo de fresas una o dos veces por semana retrasa la pérdida de memoria y conserva la agudeza mental en mujeres. El motivo es el contenido de antocianinas y flavonoides de alimentos como las fresas.

7. Tónico natural y exfoliante

Además, de comerlas, las fresas pueden servirte para hacer tónicos naturales o exfoliantes. Para el tónico sólo debes mezclar dos cucharadas de zumo de fresas con 50ml de agua de rosas y meterlo en el frigorífico durante un tiempo para que se enfríe. Para el exfoliante, debes machacar unas cuantas fresas hasta que se forme una pasta y añadir una gotita de aceite y una cucharada pequeña de azúcar. Tu piel lucirá radiante.

8. Antioxidante

Aunque lo hemos comentado en otros puntos, las fresas son un antioxidante que ayuda a prevenir el envejecimiento. Otra vez es gracias a las antocianinas.

9. Huesos más fuertes

El contenido en magnesio, potasio y vitamina K hacen que las fresas también contribuyan a la salud de los huesos. Esta vitamina también contribuye a la cicatrización de las heridas y a que el calcio se asiente en los huesos y no en las paredes arteriales. En este sentido, las fresas resultan beneficiosas para las personas que sufren descalcificación ósea.

10. Evitan el estreñimiento

Las fresas, pero también las moras, los arándanos o las cerezas, mejoran el tránsito intestinal y la digestión. Además, la hidratación también es un factor muy importante para el tránsito intestinal y como ya hemos comentado las fresas son nuestras aliadas para mantenernos hidratados.

 

En el método Lev, las fresas se pueden consumir a partir de la fase 3. Puedes saber porqué no puedes comer fruta en las fases activas del método Lev aquí.